6 de junio de 2012

Ellos conciertan, ¿los demás miramos?


Pronto ha corrido el recién estrenado Gobierno de Asturias a los altares de la "concertación social". Tiempo le ha faltado para acudir a los agentes sociales para adorar juntos eso que con tanto boato adoran y llaman "paz social". 

Sin que haya concluido la elaboración del plan económico-financiero que tiene que validar dentro de unos días el Consejo de Política Fiscal y Financiera (que conlleva un ajuste 616 millones sobre el presupuesto que el propio PSOE aprobó en 2011), el Presidente de Asturias pone la venda antes de la herida. 

Fernández continúa así con la línea trazada durante doce años por los gobiernos socialistas -y que Foro Asturias no modificó en sus diez meses de Gobierno fallido- de abdicar de la acción de Gobierno en materia de creación de empleo y fomento de la actividad empresarial, en favor de unos agentes sociales y de un pacto de concertación que ningunea al parlamento asturiano en su labor de control y orientación del Gobierno del Principado de Asturias.

Creer en el diálogo y en el consenso implica buscar en todas las actuaciones el mayor acuerdo posible con todos los agentes sociales, económicos y políticos. Pero partiendo de un punto innegociable: hay que cambiar el concepto de lo que hasta hoy se presenta como acuerdos, como consensos, como pactos sociales. Estos acuerdos no pueden ser la expresión de un mero reparto de subvenciones o fondos, sino que tienen que explicitar compromisos reales en la dirección de generar prosperidad para Asturias. 

Empresarios, sindicatos, Gobierno, partidos políticos y toda la sociedad debemos trabajar en la misma dirección: una dirección que tiene que estar avalada por objetivos concretos y cuantificables en busca del incremento la actividad económica, el empleo y el dinamismo de nuestra sociedad. Todos tenemos que ser protagonistas de esos acuerdos y todos tenemos que asumir la responsabilidad que conllevan. 

El tiempo de pedir y no dar forma parte ya del pasado. Ahora hay que dar y hay que exigir.