22 de mayo de 2012

Una nueva huelga minera para mantener el engaño del carbón

Los sindicatos mineros han convocado cuatro días de huelga en la minería por lo que llaman "agresiones" al sector que el Partido Popular comete a través de los Presupuestos Generales del Estado en la reducción de las partidas destinadas a la producción del carbón.

Vienen muy a cuento, ante esta nueva escenificación de la izquierda, las declaraciones que, el pasado mes de febrero, el Eurodiputado Salvador Garriga realizaba sobre este asunto y que se resume en estos puntos:  

1.- Los partidos de izquierda en Asturias se han empeñado en engañar a la ciudadanía con sus protestas y propuestas ya que saben perfectamente que la posición común de los 27 estados miembros de la UE, de la CE y del PE, es la de considerar el carbón como parte del mix energético futuro siempre y cuando solucione su carácter contaminante y no existe la menor posibilidad de que esta posición se modifique. Igual de claro, y esto lo saben bien los euro-parlamentarios de izquierda, a quienes no les ha oído protestar, lógicamente, 2018 será el año final de la excepción para las ayudas a la minería.

2.- la leyenda favorita de la izquierda asturiana es considerar a la minería del carbón como una actividad social no rentable que debe ser mantenida a través de un ciclo eterno de subvenciones, ayudas y excepciones a la libre competencia.

3.- Los fondos mineros deberían haberse invertido masivamente en mejorar la organización empresarial, en las tecnologías de extracción baratas y en los proyectos de captura de CO2, pero gastarlos en autopistas, polideportivos y hasta conservatorios musicales en vez de financiar las investigaciones del Instituto del Carbón lo hace todo mucho más difícil.

4.- La izquierda debería analizar el por qué los proyectos más innovadores sobre el uso futuro del carbón están hoy fuera de Asturias junto con nuestros empleos.